Entrevista a Miguel Iribarren, traductor de El poder del ahora y La desaparición del universo

Entrevistamos a Miguel Iribarren, que además de haber traducido los libros de autoayuda El poder del ahora, de Eckhart Tolle y La desaparición del universo, de Gary Renard, es socio de la editorial El grano de mostaza, que edita libros de espiritualidad, terapias, autoayuda, no dualidad etc.

Cuando tradujiste estos libros, ¿pensaste que tendrían tanta repercusión?

Lo cierto es que los dos libros ya eran muy conocidos en el mundo anglosajón, en el caso de El poder del ahora, ya estaba siendo un éxito, y la editorial Gaia, que era la que me contrató para traducirlo, me dijo que pusiera especial cuidado. O sea que si, ya sabía que era un libro potente e importante, quizás no pensaba que tuviera tanta repercusión, ni mantuviera la repercusión durante tanto tiempo, ya que sigue vendiéndose muchísimo veinte años después.

Entiendo que es un mensaje de la conciencia planetaria, en el sentido de que es el mensaje que la humanidad podemos captar en este momento, en este tiempo. La idea de la importancia del ahora, del poder del ahora.

¿Y La desaparición del universo?

La desaparición del universo era un best seller listado en la sección de libros de autoayuda en el New York Times. Si sabía que era un libro importante en el mundo americano, quizás no sabía que lo fuera tanto. Desde el principio me enchufó tanto que realmente me dediqué a él con muchas ganas. Y de hecho, yo creo que es un libro mucho más importante que El poder del ahora, creo que es tremendamente revelador, no solo por la explicación del curso, sino en cómo dice las cosas y desde dónde las dice, ayudan a contemplar el puzzle, a ver un poco más allá.

Creo que es el libro que ha marcado una diferencia, lo he leído más de veinticinco veces y lo sigo leyendo, ahora mismo lo estoy leyendo otra vez más, y cada vez que lo leo me sigue sorprendiendo porque no tiene una frase fuera de sitio, es no solo un libro revelador, sino que es todo un programa de estudios, y de entendimiento, y es como un viaje de conciencia. Es posible que generaciones futuras valoren este libro de manera distinta, porque no veo que se esté valorando la dimensión que tiene realmente, en mi opinión, creo que en un futuro se valorará mucho más.

¿Hacia dónde va el género de autoayuda?¿De qué tratarán los próximos libros de autoayuda?

Ponerse el gorro de adivino es complicado, algunas lineas si que están marcadas y la tendencia es hacia ahí, una de ellas es la abundancia, que es una linea que nos llega de América fundamentalmente, en la que si bien la espiritualidad se había ligado a la carencia material, o con la pobreza incluso, ahora parece que esto ha girado ciento ochenta grados y se añade, o se asocia el desarrollo espiritual con la abundancia. Entonces todo lo relacionado con la abundancia, es muy posible que tenga un desarrollo en el futuro. Esta es mi opinión.

Por otra parte, el gran tema actual del crecimiento personal, es el empoderamiento, esto es muy transversal, no solamente desde el crecimiento personal hasta distintos tipos de espiritualidades, lo están proponiendo, de alguna manera también está señalado en Un Curso de Milagros, en el curso se nos explica cómo salir o dejar la situación de víctima, esto implica un cambio en la identidad, verse de distinta manera, este cambio del quién soy, y de cuál es mi lugar tanto en el mundo material como el espiritual, todo eso siempre van a ser temas importantes y populares.

Entonces el tema del empoderamiento, yo creo que es crucial. Salimos de una tradición y una cultura, que ha confundido la humildad con el rebajamiento personal. Y creo que la gente joven de ahora, están dando un giro importante a todo esto, un giro muy positivo y esto va a ser un empuje importante de nueva era, de desarrollo y crecimiento personal.

¿Como empezaste a traducir libros?¿Qué recomendarías a alguien que quiere empezar a escribir libros de autoayuda?

Empecé a traducir libros, porque en aquel momento tomé la decisión de cambiar de vida, dejé una empresa que tenía, de la cual era dueño y director, y decidí irme a vivir al campo. Entonces necesitaba un medio de subsistencia, ahí se juntó que sabía inglés, que me gustan los libros, que tenía contactos en una editorial, que me empezaron a facilitar traducciones de libros, fui aumentando los contactos y fui desarrollando el tema a lo largo de años, y ya he debido traducir como unos doscientos libros, o más, de temas relacionados con el crecimiento personal y la espiritualidad.

¿Qué diría a alguien que empieza? Pues no se me ocurre ningún consejo, quizás, en cuanto a traducir, hacerlo de la manera correcta, formarse bien como traductor, informarse bien de los temas, aunque uno sepa idiomas o tenga el conocimiento, yo creo que es importante ser, al menos, riguroso con el idioma castellano, con la ortografía, con las reglas de traducción, hay muchos medios para formarse a distancia, hay muchas facilidades hoy en día.

Y luego, evidentemente, tiene que ser algo vocacional, tanto para traducir como para escribir, que te gusten las ideas, al final, a veces pienso de mí mismo que me gusta traficar con ideas. Me gusta seleccionar ideas, descartar ideas, bueno, cada uno tenemos un campo de trabajo, en el que tenemos destreza o habilidades. Yo suelo describir este campo como de traficantes de ideas, hace falta gusto por las nuevas ideas también. Quizás es algo con lo que se nace, no se, igual esto está más allá de la certeza.

Share
Avatar de DavidUCDM

DavidUCDM

Redactor de temas relacionados con la espiritualidad, un curso de milagros, bioneuroemoción, etc.

Ver todas las reseñas escritas por DavidUCDM

También te puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los comentarios son moderados, no aparecerán al momento. Gracias por tu comprensión.